27 jun. 2011

Homosexualidad como tendencia de autorregulación de la población

Mi amigo @Ikari_Uchiha (Nista) me ha instigado para que actualice más regularmente el blog... Así que tras una breve reflexión, escribo esta entrada que era un simple título en mi bandeja de borradores.

El día que se me ocurrió el título, seguramente tenía una neurona chispeante, había noticias sobre los matrimonios gays en los telediarios, y algo me hizo clic. Espero no herir la sensibilidad de nadie, pues no es mi intención, sino simplemente compartir lo que se me pasa por la cabeza a veces.

No creo que la orientación sexual de las personas sea algo sobre lo que emitir juicio, ya que es personal. Siempre he mantenido que mi libertad (o la libertad de cada uno) acaba donde comienzan las libertades de los demás, y que si a mí no me gusta que me prohíban hacer algo, no seré yo la que se lo prohíba a los demás (siempre dentro de los marcos legales, y ya tirando a cosas como la pedofilia y cosas así, que sí han de ser condenadas).

Como soy asidua a los documentales, nunca me ha extrañado que haya animales gayers. De hecho, es algo que se da en la Naturaleza mucho más comúnmente de lo que algunos se puedan imaginar. Por eso, aquellos que tachan la homosexualidad como algo "Antinatural" simplemente me parecen que no se han querido informar lo suficiente. Ni siquiera hay que ver documentales para darse cuenta de ello... Incluso en los animales de compañía se pueden ver tendencias sexuales hacia los del mismo sexo (aquí no puedo dejar de recordar el episodio de South Park del perrito, aunque he encontrado este otro que daría para otro post, de cómo actuar gay o metrosexual está de moda XD ).

Con el párrafo anterior, aclaro, quiero decir que quizás para mí (o la persona que sea en cuestión) no sea natural sentirme (se) atraída por personas del mismo sexo, pero no por ello voy a (ha de) impedir que l@s que sí se sienten atraídos de esta forma se emparejen a su gusto ¿no?. En cierto sentido a mí no me afecta el como los demás establezcan sus relaciones amoroso-afectivas entre ellos, sino que lo único que me afecta es su forma de relacionarse (o no) conmigo (que también puede ser relación de cualquier índole: legal, financiera, laboral, amistosa, etc...)

Añadiendo a esta problemática la del continuo crecimiento de la Población Mundial (World Population en wikipedia), la justificación más plausible que se me ocurre para la homosexualidad es la expuesta, una forma de autorregular el incremento desaforado de la Población. Y no porque los homosexuales no tengan hijos, porque el material necesario para crearlos lo tienen, sino porque además muestran más empatía por sus prójimos, y pueden cuidar de los niños de otros dándoles tanto amor como si fueran suyos propios renunciando a su equipamiento reproductor.

Ya sé que es meterme en camisa de once varas, pero es tan sólo una reflexión. A mí cuando me da por pensar en problemas globales, lo hago a larga escala, aunque también intento enfocarlo a pequeña. Por ello, si pienso en los países con mayor natalidad (¿serían estos países menos gays por ello?), hay que observar que la tasa de mortalidad también es bastante alta, bien sea por enfermedad, guerra, o hambruna. Los intentos políticos de Asia por mantener la población a raya ha provocado, no el efecto deseado, sino un efecto rebote en que la distribución desigual de género en la población, realmente ha llevado a "concursos de bellezas de travestis", abandono de niñas, y multitud de problemáticas derivadas...

Por ello, si la Naturaleza es sabia como dice el refrán, cuantos más homosexuales haya, mejor, pues el aumento exponencial de la población mundial podría verse un poco frenado... y así este mundo finito en el que estamos colgados, nos daría cobijo durante algún tiempo más...

Existen peces que cambian de sexo según las necesidades de la población (para poder llevar a cabo la reproducción cuando no hay suficientes de uno de los sexos-se transforman-). En los simios (lo más parecido a nosotros) se estudian comportamientos para averiguar qué es aprendido y qué innato. Siempre intentamos compararnos con ciertos grupos de animales para justificar nuestras acciones, o tildarlas de naturales o antinaturales, pero en realidad cada especie es un mundo, una situación concreta que podemos interpretar según nuestros intereses.

Y he aquí mi interés, que no es otro que buscar el respeto entre nuestros semejantes, sin entrar en creencias y valores. Esas creencias y valores que están tan arraigados en según qué mentes, que no pueden ni saben hacer más que prohibir y condenar... Tal vez sea difícil pedir simplemente una convivencia pacífica cuando algo no comulga con los pensamientos de cada uno... Si buscásemos algo en lo que sí coincidiéramos, le restaríamos la importancia que le damos de más a lo que no compartimos.. Pero estoy segura que al igual que por ejemplo el lenguaje, la naturaleza, evolucionan, también lo hará de algún u otro modo la cultura y la sociedad en sí, y espero que a mejor (porque a veces, parece que retrocedemos en todo lo que hemos conseguido obtener). Y si no avanzamos... ya veremos qué hacemos ^^

En fin, ésta ha sido mi reflexión del día. Espero que tengáis una buena semana. :D