24 oct. 2011

Sobre el concepto de hogar

Según la RAE:
hogar.
 (Del b. lat. focāris, adj. der. de focus, fuego).
  1.   m. Sitio donde se hace la lumbre en las cocinas, chimeneas, hornos de fundición, etc.
  2.  m. Casa o domicilio.
  3.  m. Familia, grupo de personas emparentadas que viven juntas.
  4.  m. asilo (‖ establecimiento benéfico).
  5.  m. Centro de ocio en el que se reúnen personas que tienen en común una actividad, una situación personal o una procedencia. Hogar del pensionista.
  6.  m. p. us. hoguera.


casa.
(Del lat. casa, choza).
  1.  f. Edificio para habitar. Una casa de ocho plantas.
  2.  f. Edificio de una o pocas plantas destinado a vivienda unifamiliar, en oposición a piso. Quieren vender el piso y comprarse una casa.
  3.  f. piso (‖ vivienda). Mi casa está en el 3.º C.
  4.  f. Edificio, mobiliario, régimen de vida, etc., de alguien. Echo de menos las comodidades de casa.
  5.  f. familia (‖ grupo de personas que viven juntas).
  6.  f. Descendencia o linaje que tiene un mismo apellido y viene del mismo origen.
  7.  f. Establecimiento industrial o mercantil. Esta casa es la más antigua en su ramo.
  8.  f. Institución de carácter sociocultural y recreativo que agrupa a personas con vínculos geográficos o intereses comunes, y su sede. Casa de Galicia. Casa de la cultura.
  9.  f. escaque (‖ casilla del tablero de ajedrez).
  10.  f. En el juego de tablas reales, cada uno de los semicírculos laterales cortados en el mismo tablero, en donde se van colocando las piezas.
  11.  f. cabaña (‖ espacio señalado en la mesa de billar).
  12.  f. Estados, vasallos y rentas que poseía un señor.
  13.  f. Ast. Hueco de la madreña.
  14.  f. pl. Arg. Caserío de una estancia.
  15.  f. pl. Chile. casa principal de un fundo.
Una de mis frases preferidas siempre ha sido "volver al calor del hogar", cuando había de volver al sitio de residencia temporal en una época concreta.

Siempre pensé que mi concepto de "hogar" no era muy común al resto de los mortales, pero no me había planteado escribir sobre ello hasta un día que vi un post de @Kanda, compi plurkera, donde su concepto de hogar no encajaba con el de su casa.

A mí la palabra hogar me da "morriña" y me pone "pitiñosa". Algo así como elevar mis sentimientos hacia un ente abstracto pero material, que se fija en un espacio habitable, determinado y específico en ese instante temporal concreto.

Yo soy una persona que lleva su hogar encima, como los caracoles, pero no porque vaya cargada con la casa a cuestas.


 La casa, como la RAE dice, es el lugar a habitar, el espacio físico donde poder establecer un hogar... o no.

Para mí, la palabra hogar tiene implícito el "calor", bien sea por la lumbre de la primera definición, o la hoguera de la última. Pero ese calor es también psicológico y emocional. Es un lugar donde puedo estar tranquila, a gusto sin la frialdad de la insensibilidad.

Por tanto, como mi hogar lo suelo llevar encima (tampoco cargo con él todos los días, pero si me dices "siéntete como en casa", realmente pondré mi porción de hogar en tu casa ) siempre estoy a gusto allá donde voy (a veces se tarda un poco, pero se consigue).

Da igual que mi hogar sea la casa de mi familia, piso compartido, o tan sólo mi habitación. Si soy capaz de aceptar mi espacio, puedo hacerlo mío con pocos y simples detalles, tampoco hace falta mucho más (a pesar de ser una urraquilla con tendencia a acumular cosas). Y al igual que yo hago el espacio mío, el espacio también me hace un poco suya, al yo intentar adaptarme a lo que hay, en él (como toda relación bidireccional).

Algunos de mis últimos hogares temporales han sido el hospital, hotel, o tienda de campaña. Digamos que el "hogar primigenio" donde están todas mis pertenencias es la casa que suelo habitar, pero desplazo el sentimiento de "tener un sitio al que volver" allá donde voy.

De las últimas veces, por ejemplo en el hospital, estando de acompañante hice del sillón mi hogar (sitio donde dormir), y a pesar de ser incómodo, el tenerlo como tal, me hacía aceptar mejor mi estancia allí. Es más fácil permanecer en un sitio donde tienes algo de ti (aunque sea a nivel emocional, psicológico o inventado), que en uno de donde quieres huír constantemente. 

La vez anterior, cuando fui yo la ingresada en el mes de julio, mi hogar fue mi habitación, a pesar de ser compartida y tener alguna riña con mi compi (pero eso es normal en todas las unidades familiares de convivencia humanas). Hice tanto mi hogar aquel hospital, que disfruté visitando el jardín de los locos, paseando por los pasillos, charlando con la gente o pidiendo cosas al personal. Por supuesto que la presencia de la familia allí hacía mucho más fácil la transformación a hogar de la "fría habitación de hospital". Pero también es mentalidad. Y perspectiva.

Como podéis ver en estas experiencias, a pesar de no estar totalmente a gusto (¿porque quién lo estaría, en su sano juicio, estando en un hospital?) la aceptación del lugar como hogar, es la asimilación del estar ahí porque es necesario, sin preocuparse de lo innecesario, y sin querer escapar de allí. Las situaciones adversas antes o después acaban pasando, y mejor hacerlo en un sitio que tengas confianza (porque la llevas puesta) que en uno nuevo y desconocido (que ni siquiera te has parado a intentar hacer tuyo, siendo así al menos menos desconocido).

Otros lugares más amables, como la habitación de un hotel, es más fácil de "convertir a hogar". Yo lo que hago nada más llegar, aparte de preguntar ¿cuál es mi cama? si es dormitorio compartido, es desparramar mis pertenencias por la sala. No sin orden ni concierto, porque son pocas cosas que colocar, pero sí determinar "en la parte que me toca" dónde colocar mis cosas.

Supongo que mi hogar más pintoresco de los nombrados antes es la tienda de campaña. La última vez, durante el Creamfields, a pesar de las penosas condiciones de la acampada le dije a mi amiga, siendo ya tarde y hora de regresar (cansancio manda) lo de "volvemos al calor del hogar ¿no?" y me miró con cara rara y se rió en plan "claro, hogar" XD Pero realmente para mí, esa tienda, fue mi hogar durante dos días.

Por supuesto que he tenido estancias más largas en distintos sitios "al hogar paterno o primigenio", y en esas estancias también he aceptado como hogar los lugares en cuestión. Pero opino que eso es más normal... Supongo que si llevas el tiempo suficiente en un sitio, por poco que te guste, acabarás asimilándolo como hogar tarde o temprano. Aunque también es posible que haya gente que no lo consiga nunca.

Para mí el hogar es un lugar a donde poder volver. Un sitio de referencia en un lugar desconocido, a partir del cual poder expandirme. Un punto donde mantener la seguridad en mí misma para poder enfrentarme a mis miedos, que suelen estar fuera de él (o intento mantenerlos lejos).

Pero por mi propia definición no puedo tener un solo hogar. Algunos son temporales y desaparecen con el paso del tiempo para no volver a existir. Otros son permanentes, y en ellos habitan los seres queridos que me alientan con su calor. Como decía una de las definiciones, si me reúno con personas afines en un lugar concreto donde la habitabilidad es posible, tiene papeletas para ser un hogar.

No sé, se me ocurren miles de ejemplos de hogares según los haya sentido así (permanentes, temporales, fugaces...), pero ¿y a ti, querid@ lector/a? ¿Cuál es tu concepto de hogar?