28 jul. 2011

8·3·11 - An Explanation

Una explicación. Una explicación es lo que encontramos en el siguiente enlace


una semana antes de lo esperado. ¡Ohhhh!

Resulta que no era ningún misterio... Tan sólo un proyecto de verano. Una especie de experimento escolar, que ha conseguido activar la curiosidad de miles de internautas, hasta llegar a su autora y hacer que comparezca ante los medios antes de la fecha acordada.

Me gusta la analogía que hace con el directorio de la página: Water. Agua, clara y cristalina, supongo. Mansa en superficie pero traicionera en las profundidades. Agua, fluido que se amolda al recipiente que lo contiene, y se vierte para mezclarse con la tierra al ser derramado. Espero que sea por lo de transparencia...

Algunas cosas las eligió al azar... Algunos pasatiempos los puso porque parecía ser lo que quería la gente. Incluso yo intentaba ver mensajes donde no los había... ¡Qué pena! Así que, en cierto modo, me tranquiliza saber que no había realmente ninguno, que ha sido un producto del azar, un "ver hasta dónde llegamos", y sólo expectación ante lo que ahora descubrimos: Una marca Virtual vacía totalmente carente de significado y producto. Sólo una marca...

Marca que además, otros han aprovechado para hacer suyos los productos y comerciar con ellos.
 Porque como en dicha web explica la autora, no tienen nada que ver con ellos. (Al parecer esa página ya no existe, pero aún queda almacenada en el caché de google)

Al menos creo que ha hecho un ejercicio de sinceridad, y supongo que ha preferido destaparlo cuanto antes, para no permitir que el fenómeno siguiera creciendo y creciendo, y que el día señalado les explotara en la cara.

He de agradecer a mi hermana el descubrimiento de la noticia, sobre "esa web rara con un sonido tan odioso" que ha sido ésta:
Donde remiten al siguiente enlace
donde vemos a los verdaderos investigadores que han sacado todo a la luz.


Todo esto me hace reflexionar sobre varios puntos:

  • ¿Hasta dónde llega la conspiranoia colectiva?
Porque realmente, había teorías muy elaboradas que si te estrujabas la cabeza lo suficiente, podrían ser tenidas en cuenta. Eso hace temer sobre la creación de "monstruos", quema de "brujas" inexistentes y demás cosas imaginarias que podemos tornar reales.

Creo, que esta chica, si se hubiera retroalimentado de los propios usuarios que le daban cada vez más bombo, podría haber ido construyendo su propia historia, basada en lo que ellos decían, y consolidarlo. Pero supongo que su honestidad, y su afán por negar las hipótesis que le llegaban, le han hecho no adoptar ninguna y optar por la disolución del proyecto.

Tenemos que tener mucho cuidado con nuestras propias palabras, incluso aquellas que no dotamos de significado pero permanecen en el espacio virtual. La imaginación exacerbada es una buena cualidad, en este caso se ha enfocado en algo sin maldad ninguna, por lo que podemos ver que el trabajo colectivo y desinteresado es una magnífica característica del ser humano. Sólo tenemos que despertar interés. Ese interés que da con la tecla en nuestras cabezitas, pero no hace mal a nadie.
  • ¿Cuáles son los límites en las investigaciones de un usuario de internet?
Pues visto lo visto, creo que ninguno. Como he dicho anteriormente, éste ha sido un buen ejemplo de cómo los internautas han trabajado conjuntamente por desvelar un misterio, de forma altruista y sin beneficio ninguno (o tan sólo la satisfacción de desvelar el enigma).

Al ser un trabajo en equipo, cada uno asume el rol que mejor sabe desempeñar. Rastrear una web o su registro, contactar por redes sociales, hacer preguntas, tender trampas... Además como la información ha corrido como la pólvora, muchas cabezas han trabajado, seguramente sin saberlo, en lo mismo, dando ideas o intercambiándolas.
  • ¿Existe realmente la privacidad dentro de este mundo virtual?
¿Privacidad? ¿Qué es eso? Hoy día está sobrevalorada. Si tienes una cuenta en cualquier servicio de internet (que al menos un correo electrónico es necesario para estar disponible online) ya eres rastreable. Y si además ya tienes fotos, o subes información ¿qué hablas de privacidad?

Esto me recuerda el revuelo que hubo cuando se solicitó el "derecho" a no aparecer en internet. Hoy algo tan difícil, para una sociedad de la información, donde la ausencia de información de una persona es inconcebible, o no es valorada como debiera ser.
  • ¿Por qué la gente pierde el tiempo en estas cosas absurdas?
Sinceramente, cuando me siento estresada, una forma de relajarme es poner al cerebro en modo automático y ver cosas que no suelo ver, por ejemplo documentales (sí, documentales), juegos, o cualquier otra cosa que me distraiga del objeto causante del estrés (como descifrar los números en alemán de la grabación). Eso no significa que no haga mis deberes, sino que al menos, el tiempo que no los estoy haciendo, procuro no causarme una úlcera en el estómago pensando en que los tengo que hacer. Y además ¿Por qué no perder el tiempo en estas cosas? ¿Quién decide si son absurdas o no? ¿Y si hubiera sido la revelación de la alquimia para transmutar la materia en oro, sin que éste sea radioactivo? ¿ein? Además, así repaso mi alemán ¡leñe! que también lo tenía abandonado XD

Simplemente, aquellas personas que no tienen un final feliz concordante con sus expectativas, se sienten tan decepcionados, que piensan que sí, que han perdido tontamente el tiempo, y encima se enfadan... XD Pero bueno... ¡peor es ver un tv-show o reality de los que hay! Así que si yo no veo telebasura, que me dejen rayarme con los pasatiempos de la niña con dos rayas en el pelo.
  • ¿Qué sucederá con esos chavales en el futuro?
Pues preguntarse por el futuro es algo absurdo, algo así como construir castillos en el aire... Pero supongo que ahora andarán con todo el revuelo. Sus allegados no se lo imaginarán, estarán sorprendidos, y tal vez, alguna empresa comercial intente obtener ideas de su talento.



Como remate final, no dudaría en considerar una conspiración entre la web que dice haber desvelado el misterio y los propios creadores de la página, para más adelante dar alguna otra sorpresa... Sin embargo, eso sería continuar una historia ya acabada... Así que cada uno saque sus propias conclusiones. :D

27 jul. 2011

Tarjetitas Moo

Hace un tiempo me hice una cuenta en about.me , una página donde puedes poner la información que quieras compartir con aquellos que te busquen en internet, y enlazarte a los demás servicios que utilices (facebook, lastfm, blogger, etc...) . Si alguien le quiere echar un vistazo a mi perfil:


El caso, es que en esa página vi una oferta de una empresa dedicada a impresiones de tarjetas, postales, y un poco de todo, llamada MOO, en la que ofrecían 50 tarjetas de visita personalizadas, a un precio de 3,5 € (con IVA, 4,63€) incluídos los gastos de envío.

Como me pareció muy barato, investigué un poquito por la web, y al darme cuenta de que todo el mundo hablaba estupendamente de ellos, decidí hacerme mi propia tarjeta y solicitarla.



La razón de unas tarjetas tan baratas, es que incluyen en la impresión "su publicidad", una banda negra con la palabra *moo.com* impresa, en la parte de abajo. Pero como a mí no me importa hacer publicidad cuando me tratan bien, pues lo dejé (sino, te salen algo más caras, pero ¡por probar!)



Esperé el tiempo indicado, pero mis tarjetas no llegaron. Esperé cinco días más por si acaso se había perdido en el correo, y seguramente sí se habían perdido. Así que me puse en contacto con ellos, y esta vez me las mandaron por correo certificado, con mensajería DHL. Así que estoy super contenta con mi adquisición :D Por eso os comparto estas fotos para que les echéis un vistazo.



Además, ofrecen la posibilidad de promocionar su servicio (por feisbu, tuiter, o correo electrónico), mediante un enlace que ellos te proporcionan, por lo que si los conocidos que acceden mediante dicha recomendación compran algo, te dan "dinero" o lo que es lo mismo, tus próximos pedidos te salen más baratos. Así que como yo estoy tan satisfecha, os comparto aquí el enlace por el que podéis acceder con mi recomendación:


¡Y así podré pedirles más cositas más baratas! ¡PINCHAD! ¡pinchaaaad! 


PD: Por cierto, las tarjetas perdidas del primer pedido, llegaron... Dos semanas después de la fecha límite (5 días más), pero han llegado ^_^U

26 jul. 2011

8·3·11 - Knowledge

La verdad es que no le he dado muchas más vueltas al enigma de esta web:


pero el otro día, haciendo algo que no tenía nada que ver caí en otra chorrada.

La sección About us, tiene un paraguas negro en no sé qué caligrafía.


Digámoslo así: UMBRELLA, si tachamos BELL, quedaría UMBRELLA,  o UMRA, que podrían ser las iniciales de algo.

Buscando con google, la que más me han llamado la atencíon son:

En fin, eso es lo que ha decidido hacer mi neurona saltarina, en vez de los deberes...
Un saludo, y ya queda menos para que desvelen lo que sea XD

23 jul. 2011

Último día, salida del Hospital

Mi ventanuco, desde el que entraba fresquito y luz.

 En los Hospitales se duerme poco. Bien por los dolorcillos, bien porque te toca tomarte drogas, bien por lo que sea. Y como se descansa poco, el humor puede verse afectado. Así que esa mañana, intentando quitarle hierro al alboroto de la noche anterior, pero con la espinita clavada, le dí los buenos días a mi compi con un “¿qué tal hoy?¿nos hemos levantado de mejor humor que el de anoche?” Y ya ella y el marido se pusieron a charlar.

Pasamos las revisiones, y la médica me dijo que me daban el alta cuando quisiera, que con lo sana que parecía era un gasto estar allí ocupando cama... Así que como mi padre aún estaba en camino, y yo el día anterior ya había decidido lo que comería ese día, hicimos tiempo hasta después de comer.

Junto con la médica, vino una enfermera, que no sé por qué, me daba todo el aire a familia correspondiente con mi segundo apellido, y así se lo comenté a mi hermana. ¡y qué casualidad cuando la enfermera lo comentó mientras pasaban ronda! Era de un pueblo cercano, y ¡fíjate tú! Compartíamos dicho apellido. Aunque bueno, no es por nada, pero mis parecidos razonables a veces no son tan razonables... ¡con deciros que también a la bruja de Rapunzel (Enredados) la metería en el saco del segundo apellido! Eso sí, con ello no quiero comparaciones de brujas malas ni nada por el estilo XD

Al comentarlo con mi hermana... Sí, ella también había pensado que la señora bruja de Rapunzel se parecía a nuestra madre, y bueno, si te pones a seguir con los parecidos, también a las tías y demás... Como ella dice, es una pena darte cuenta que te va más disfrazarte de mala en las fiestas que de princesa. ¡Muajajaja!

Una de las partes que no había visitado, pero que mi hermana había descubierto en sus excursiones, era un jardincillo al que daba la ventana del cuarto. Así que ni corta ni perezosa, le supliqué que me llevara hasta allí, junto con otra visita que había llegado.

Más tarde (ya dada de alta) averigué que lo llamaban "El jardín de los Locos". Menos mal que nadie nos pilló, porque sino seguro que me hubieran cambiado de sección hospitalaria.

Era un jardín bonito, con sus rosas, su fuente, su banco, y su rinconcito para fumadores. Es algo curioso, pero durante mi ingreso no fumé nada (sí, soy fumadora, y sí, sé que es malo) sin embargo no pude pasar sin el móvil con su intenné y sus redes sociales... De hecho, el día que me operaron subí comentarios que habría que leer como jeroglíficos, ya que la anestesia no me dejaba pulsar las letras correctas.

Soy fan de Little Britain, una serie inglesa de humor. Uno de los personajes es Anne, una paciente de un psiquiátrico, que hace unos ruiditos peculiares y tiene un comportamiento un tanto singular. Yo de por sí muchas veces la imito, y en esas circunstancias: parquecito, bata azul puesta... no pude resistirme a hacer el tonto correteando por el jardín. Como muestra de ello hay algunas fotos, que no tienen nada de desperdicio. Cada vez que las veo me da la risa, y con el vídeo de Anne, aún más.

Por si no lo habíais visto, éste es uno de los sketchs de "Little Britain": Anne in the Garden. ¡Una pena que no hubiera ninguna carretilla por el jardín!

Y sí, me saqué fotos ¿por qué no? Se supone que las fotos son para los momentos felices de nuestras vidas, aunque los tristes también... ¿no? Y de todas formas, mi felicidad estaba en que ya después de eso me iba para casa. Aquí os dejo algunas, o si queréis echar un vistazo al album:



La verdad es que no sé en cuál parezco más carente de razón.

Volvimos a la habitación, comí, preparé la maletilla, guardé los dibujos que hice (porque por las noches me dió por pintar, cosas raras eso sí, no sé si de las drogas que pululaban por el cerebro XD, ya los subiré), me puse guapa... Porque cuando me veo mala cara es cuando me da por pintarme como las puertas, tonterías que tiene una. Y me fui a repartir bombones a las enfermeras, porque las que quedaban sí que se habían portado estupendamente y habían sido buenas conmigo :D



Y por fin llegó mi padre, recogimos todo, me despedí del personal y de mi compi, que ya parecía mejorar, y salimos por la puerta en la que el primer día intenté soslayar la seguridad, con mi pase VIP aún en la muñeca, de recuerdo como las pulserillas de los festivales de verano.

¡Y con esto y un bizcocho! He aquí mi aventura hospitalaria. Ya me quitaron los puntos y estoy sanita del todo (o al menos eso parece :P ). Espero que os hayáis reído aunque sea un poco... Al menos, a mí me ha cambiado la vida... Lo que más he notado es que antes de la operación, tenía fobia a tocarme el ombligo (o incluso ver a otras personas tocárselo). Ahora, me toco el ombligo sin pudor ninguno, y voy enseñando las cicatrices como trofeos de guerra. Eso sí, no tengo piedad con aquellas personas que son como yo era. Si te da "cosica" tocar ombligos, ¡huye! porque sino te perseguiré toda echada hacia atrás hurgándome en el mío mientras correteo para que te dé repelús.

Así que resumiendo, si tienes fobias, enfréntate a ellas y trepánate el ombligo. No será útil, pero si tienes un quiste, al menos es sano :D


FIN

22 jul. 2011

El día después de la operación


 ¡Qué bonito es despertar pensando en que te darán una tostada con caldillo cuando estás muerta de hambre! Y es que, aunque no lo he dicho antes, en mis anteriores visitas a los médicos me acostumbré a meterme un bollo con caldillo entre pecho y espalda después de cada cita... La consecuencia es que si voy a centros médicos estoy condicionada como el Perro de Paulov y empiezo a salivar pensando en tan suculento manjar, aunque en esta ocasión, mi gozo se quedó en un pozo. Me dieron un mísero vaso de leche, que pude condimentar con un poquito de nesquick que pedimos más tarde.

Pasamos revista mi compi de habitación y yo estupendamente también, y a mí ya me dijeron que podría comenzar con la dieta blanda para comer. Y sí, pesada yo otra vez viendo mi mejoría, pregunté si me podían quitar la vía del brazo. ¡Total! De ahí ya no me sacaban sangre (me habían pinchao en el otro brazo) y con el reflujo tampoco me iban a enchufar nada más, y para mi consuelo, al ver que sí toleraba la nueva dieta, por la tarde me lo quitaron.
Grifo.

Mi obsesión por quitarme todos los tubos y demás supongo que podría ser por deformación “pofesional”, ya que como bióloga, que he trabajado con bacterias y demás, sé lo atractivos que son estos medios para ellas. Una bacteria que vea un agujerito chiquitito se pone toda feliz segregando sus sustancias mucilaginosas para colonizar el nuevo sitio para vivir... Y si ponemos que son las vías de entrada para el cuerpo de los medicamentos y demás, por muy limpio que esté todo, a mí no me da confianza... ¡Mucho mejor si me lo quitan! ¡Donde va a parar! Aunque también entiendo que en otro tipo de enfermos que no experimenten mejorías estas vías han de estar siempre puestas para posibles emergencias. Por eso digo que cada paciente es un mundo, y yo ya estaba mucho mejor.
Peluche de Staphilococcus aureus, bastante común por oportunista. 

Estaba tan mejor que me salí con mi padre a dar un paseíto al pasillo, donde estaban unos conocidos y nos pusimos a charlar. Yo me sujetaba la tripilla, porque andaba algo suelta la pobre, después de haber enredado en ella el día anterior (además de tener miles de gases en su interior, entre la piel y las entrañas, que luchaba por salir o encontrar su lugar y sonaban como la estrella de la muerte en plena invasión de clones “piunnnn piunnnn” “grrrr”).

Un poco más para allá, había unas señoras del pueblo, que con eso de ser del mismo pueblo y verte en un sitio así ya les da la confianza para tutearte y preguntar “¿Qué ha sido, niño o niña?” y yo responderle “Ha sido un alien, que he venido para un quiste Señora”... “Ahhhh, es que como te agarras así la barriga...” y de repente dirigiéndose a mi padre “No sabía que tu hija estaba ingresada” Y yo pensando para mis más adentros “Señoraaaaa, que sigo aquíiii”

Felicitación por mi Alien hecha por mi hermanísima. Y es que qué le vamos a hacer, si compartimos este grácil sentido del humor... XD

Así que fue pasando el día, algunas visitas más, y todo en paz y sosiego. A última hora de la tarde vinieron mi hermana y mi madre con mi abuela, que la pobre está pachuchina con las piernas (eso va a ser del riego), y a medida que anochecía y nos entraban los dolores a todas decía: “¿Ves? Por la noche las heridas se ponen más rabiosas”. Y ambas las dos, a paso de tortuga, dimos un paseíno hasta mi habitación.

Like a Boss.

Tomé por costumbre el ir con las visitas hacia la capilla, aunque fue el primer día cuando la descubrimos, intentando encontrar la “Biblioteca”, aunque ésta, estaba cerrada siempre misteriosamente. No sé si porque no se podía entrar, tenía entrada reservada, o porque ya en la era digital que estamos estaba cerrada por siempre.

Esa noche se quedó mi hermana conmigo, y encontramos en la televisión una película que nos gustaba a las dos “Bodas y Prejuicios” que es una versión Bollywood de “Orgullo y Prejuicio”.

Canción super-molona de la peli, además de actores y actrices tó wap@s.

Y aunque no era muy tarde, a mi compi de cuarto la poseyó un demonio y se puso a gritarnos “que estábamos en un hospital y no son horas, que aquí se viene a descansar y bla bla bla”.
Yo me quedé alucinada, porque en vez de en maternidad, me sentía como si me hubieran trasladado al psiquiátrico de repente. ¡Pero qué locura! Y miraba a mi hermana en cuyo rededor comenzó a aparecer la nube negra maligna que precede a una descarga colérica... Viendo el panorama, dije “en vez de hablarnos así, no hubiera pasado nada si hace una hora nos dices que quieres dormir y que la más leve luz te molesta” porque es que estábamos ya con subtítulos y sin ruido, que una ya se queja por quejarse que es gratis... Y de repente sucedió algo que nunca había visto: la nube negra de mi hermana se disipó... Tal vez fue porque el marido de mi compi nos dió la razón en que un poquito de respeto no venía mal, o porque se apiadó de los dolores que podía padecer la mujer, pero apagamos la tele, y cogimos postura para dormir.

Pero la verdad es que yo después de eso no estaba para dormir, además que con las molestias de mi barriguina tampoco sabía en qué entretenerme, por lo que al final, decidimos dar una vuelta por el pasillo. Un poco más adelante, había una zona que daba a la zona de urgencias, y nos asomamos cuales fantasmas por si había alguien a quien asustar, pero no había nadie... Cosa buena en un hospital, digo yo, que no haya nadie a quien atender.

También había una silla de ruedas abandonada, que irresistiblemente tuve que probar. Y la verdad es que es normal que nadie la montara, porque ¡vaya cómo chirriaba la jodía! Después de un ratino parriba y pabajo con ella, me dispuse a “aparcarla” al lado de la puerta donde la encontramos, y en otra puerta, enfrente, vi asomada una cabecina por una ventanita tipo submarino (de esas redondas). Me asusté y me levanté, pero resultó ser una muchacha del personal hospitalario que ante semejantes graznidos había decidido asomarse para ver si pasaba algo. Y es que la silla no era lo único que chirriaba allí... ¡las puertas también!

Así que me excusé diciendo que al ver la silla no pude contenerme sin montarla, pero que mi hermana, que misteriosamente había desaparecido del pasillo, con una manta por lo alto, estaba conmigo... Claro, yo en plan como las niñas chicas, por si me reñían, que no fuera sólo a mí.

Y ya seguía haciéndose tarde, así que decidimos ir, o al menos intentar, dormir, si es que a la bestia parda no le molestaba.

21 jul. 2011

El día de la operación

A partir de las doce de la noche anterior no se podía comer nada. Así que ese día, y super temprano, ya empezaban a enchufarte cositas a la vía, darte un poco de droja, y lo más desagradable para mí: poner la sonda para orinar. Ahí fue cuando descubrí que es en estas situaciones cuando un@ pierde toda su dignidad como ser humano y se convierte en un despojo dependiente de los demás, a merced de sus deseos y quehaceres.

A medida que el tranquilizante iba haciendo su efecto, yo iba retomando mi humor, y cuando me sacaron con la cama y sus rueditas para el pasillo yo iba cantando “Vamos de paseoooo, pi pi piiii, con un coche feoooo, pi pi piiii”. Y luego, cuando vi la cantidad de botellitas que ponían para enchufarme a la vía no pude otra cosa que decir “Uohhhh, me voy de botellón, vivaaa”. Es lo que tienen las dronjas, que siempre sale el sentimiento de exaltación y júbilo... ¡y eso que no me las habían metío en el colacao porque iba en ayunas!


Por suerte, era de las primeras que operaban, así que no tuve que esperar demasiado tiempo. Me llevaron supongo que al quirófano, que era como una sala de torturas llena de cacharros por todos lados, e intenté colocarme como pude con más frío que un camello en el polo Norte sobre la camilla. Ya entraron más personas, entre ellas la anestesista que hablaba raro raro, y una enfermera que quería atarme estando yo aún consciente, mientras escuchaba ya pitidos de máquinas enchufadas, el tomador del pulso en el otro brazo cada dos por tres, y me ponían unas especies de flores luminosas en tó lo alto que daban calorcito y me quitaban los tiritones del frío y nerviosismo.

La anestesista empezó a meterme inyecciones mientras yo le preguntaba de dónde era. Polaca me dijo que era, y yo que conozco gente de Polonia (Saludos a Marta si me estás viendo en estos momentos XD ), intentaba recordar alguna frase que decirle. Mi último pensamiento consciente fue “¿Matriuska era el brindis en polaco?” aunque no llegué a decirlo, sólo vi una mascarilla acercándose a mí y perdí la consciencia. [Buscando en el traductor de google: ¡zdrowie!]

Y en la nebulosa neblina de los recuerdos, hubo un instante que recuperé la conciencia. “bla bla bla despierta” escuché, y yo, que soy una chica obediente y no sabía muy bien qué había escuchado, intenté abrir los ojos. ¡Pero no podía! ¡Madre mía cómo pesaban los condenados párpados! Así que como quería decir que sí que estaba despierta, intenté hablar, y tampoco pude... Aunque logré escuchar un “duérmete” o algo así, y yo, haciendo caso, me volví a los brazos de Morfeo, más a gustico que un perrino chico.

Después de eso supongo que me pusieron en la sala de postoperatorio. La anestesia aún rondaba por mi cuerpo, y cada vez que abría los ojos había una persona distinta en la silla que tenía al lado: mi padre, mi madre, mi hermana... La doctora pasó por allí y preguntó qué tal todo, pero que no hacía falta que hablara, y yo levanté mi dedo pulgar intentando sonreír para conseguir esta pose:



Aunque seguro que no quedó tan bien. Mi hermana me preguntó si me dejaron entre Pinto y Valdemoro, porque una de mis preocupaciones previas era que yo no me quería quedar en Pinto, sino quedarme en Valdemoro pasao, y yo para mí que le había respondido que en Valdemoro, aunque después contrastando la vivencia con ella me dijo que sólo había musitado algo ininteligible XD

Visión subjetiva. Sí, hice fotos de todo a pesar de estar medio inconsciente XD

En el camino de vuelta a mi habitación me puse a decir que en el botellón me habían timao y me habían dado garrafón, porque vaya cómo me habían dejado la cabeza, y seguí dormitando hasta bien avanzada la tarde. Vinieron visitas, y también llegó una nueva compañera de cuarto. Yo me emocioné pensando en que tal vez con ella podría hacer carreras con los “carros de suero”... Y sí, en mi imaginación sonaba la melodía de carros de fuego de fondo.



Todo iba estupendamente. A las 5 ya fui más o menos persona y comenzaba a utilizar mi cuerpo por mí misma. Incluso podía intentar actualizar mi estado en las redes sociales, eso sí, escribiendo una ristra de letras que poco tenían que ver unas con otras para formar auténticas frases con sentido, jajaja, aunque las que tenían significado lo eran al más estilo "Vivaaaa vivaaaa", que muestra que he sobrevivido y que además tengo la actitud mental de Shin Chan, o "I'm still alive" con la que además queda patente que mi conexión neuronal sobre el lenguaje no materno no fue dañado.


 A las 7 ya la sonda me molestaba otra vez. Yo no soy de estar quieta mucho rato, más si es por obligación, así que le pregunté a la enfermera (las de ese día ya eran nuevas y mucho más amables y simpáticas que las del día anterior) que si me la podían quitar. Me dijo algo de tener ganas de hacer pipí y me puso una pinza en el catéter, y que a la hora o así la llamara. Yo no la entendí muy bien y a la hora toqué el timbre para que me quitara el tubo ese. Pero quitó la pinza y se vació la orina en el tubo, con la sensación horrorosa del succionar interno, y no me lo quitó. Y yo, pesada, le volví a preguntar, así que me aclaró que lo que tenía que tener eran ganas de hacer pipí, y que me volviera a esperar otra hora.



Yo ya estaba impaciente ¿otra hora? A la media hora, pesada de mí (lo siento) volví a llamar. “¿ya tienes ganas de hacer pipí?” me preguntaba. Y yo, que soy muy así le decía “es que yo hago pipí cuando quiero” y ella “pero si no tienes ganas no” y yo “ es que sólo tengo ganas de hacer pipí de verdad cuando estoy en la cola de las discotecas después de hacer botellón, salir por ahí y beber como cosacos toda la noche...” y después de eso me miró, quitó la pinza y me dijo “¡si no has hecho casi nada! Espera otra hora”. Y me quedé hundida en la miseria hurdiendo mi plan para hacer pipí: ponerme nerviosa que eso siempre funciona.

Inciso para explicar que sí, que en las situaciones de estrés y nerviosismo, para escapar a posibles peligros inminentes, una de las estrategias del cuerpo es eliminar liquidos. ¿Nadie tiene que mear de repente justo antes del examen a pesar de haber ido mil veces? ¿No se ven en las pelis como los cobardes se orinan encima en situaciones de peligro? Pues sí, queridos, sí, todo está orquestado por el sistema nervioso involuntario.

Y me funcionó, esta vez esperé no más de tres cuartos de hora, y la muchacha no sé ya si por lo pesada que yo era o por qué, pero me quitó la sonda. Eso primero fue un escozor, pero luego un alivio divino, y ni corta ni perezosa, me dispuse a intentar enderezarme para mover tripillas.

Una laparoscopia es una intervención poco invasiva, donde con tres cortecitos: uno para la cámara y dos para las tenacillas y demás instrumental si es necesario, te quitan lo que te sobra. Lo que yo te diga, esto es como una liposucción pero a lo sano :D Así que aunque la sensación era incómoda, pude incorporarme un poquillo.


No te dejaban comer y mucho menos beber. Estar un día entero así, a pesar de tener el suero glucosado pinchado en vena, da mucha hambre y mucha sed... Aunque sí que te dejaban mojarte los labios con una gasa o hacer enjuagues con agua sin tragarte nada. Así que aquí tengo que reconocer que como paciente puedo llegar a ser cansina, porque yo ya quería comer, beber, andar... cosas que realmente no tendría por qué hacer aún, así que cuando después de las diez me dieron un zumito de melocotón mis ojos desprendían estrellas y amor por tan buen acto de piedad. Y ya con las fuerzas que me dió el zumito, salí a dar un mini paseo a una velocidad casi negativa de lo lentita que iba, que ya que estamos, tampoco hay que pasarse con los movimientos.

Esa noche se quedó mi padre conmigo, porque como decía mi madre, muy tranquilizadora ella, si me pasaba algo como desangrarme (esas ideas optimistas que toda madre tiene) y se acababan todos los grupos sanguíneos afines a mí por alguna alineación planetaria, me podrían conectar a él en paralelo o continuo (vete tú a saber si funciona como las corrientes eléctricas) ya que compartimos el mismo grupo sanguíneo. Así que con esa serenidad y sosiego dormité hasta que se acabó el mentalista. Y como hacía un frío de mil demonios, ya que no había regulador de temperatura en la habitación, me levanté cual fantasma para darme un paseíto y estirar las piernas, y me acerqué a la sala de enfermeras a pedir un par de colchas por piedad. Eso sí, susto que se llevó la pobre enfermera, que me recordó “que el timbre está para algo” y yo “es que así me doy un paseo y molesto menos ¿no?”... Nos arropé, e intenté dormir hasta el día siguiente.


20 jul. 2011

Ingreso en el Hospital


El día que ingresé en el Hospital emocionada entré en mi habitación que aún no compartía con nadie. Me puse esa bata tan sexi que te dan en los centros médicos y ni corta ni perezosa me fui junto a mi hermana a inspeccionar las demás plantas del edificio, con el aire de superioridad que da el tener puesta esas pulseras VIP (very important/ill person)

Detalle de las pulseras especiales.

Es curioso las obras de arte que cuelgan en esos sitios ¿nadie se ha fijado? Por lo menos allí daban un poco que pensar... El cuadro de Picasso del pintor y la modelo lo tenían bastante repetido, y por otro lado también los había de colores que siempre hacen cuestionarse el estado mental del artista.

Cuadro “El pintor y la modelo” de Picasso.

En el piso superior nos cruzamos con un hombre que llevaba un pijama verde un poco más sexi que mi bata, y con una sonrisa le comenté “¡qué bonito pijama!”. En principio pensé que sonrió para sí mismo, aunque ahora no estoy tan segura...


Cuando volvimos a mi habitación, estaban dos enfermeras furiosas (supongo que al final de su turno) esperándome en la puerta y con cara de pocos amigos. Me riñeron por no estar en el cuarto, pero en ningún momento me habían dicho que no podía salir de él ¿no? ¿No existe ningún manual para el enfermo recién ingresado? Porque esa debería de ser una de las cosas que tendrían que estar escritas en él: No salir de tu habitación bajo ningún concepto, y resaltado en negrita: no enfadar nunca a las enfermeras que te tratan.
Enfermera "chechi", para alegrar la vista al lector.

La vía obligatoria me la habían colocado enseguida (antes de la excursión) con su respectivo saque de sangre para analizar... y ahora tocaba la prospección a los demás orificios vitales. Yo siempre he sido estreñida, de las que dicen “por detrás ni el bigote de una gamba”, y mientras le explicaba esto a la enfermera que asía una cuchilla para depilarme la zona barriguil, la otra enreaba cogiendo otras cosas por detrás.

Se ve que no soy la única que lo piensa/pensaba. En La tostadora veréis esta camiseta tó mona.

Estas dos señoras se debían pensar que todo paciente sabe lo que ha de hacer en cada momento, porque les sorprendió que yo no supiera dónde sentarme o cómo o qué tenía que hacer... Entretanto a la de la cuchilla yo le comentaba que me había traído mi “Silk Epil” para depilarme lo que hiciera falta (las cuchillas sólo te hacen crecer los pelos con mucha fuerza, como si tuvieras barba, y encima luego pica ¿para qué he estado tantos años depilándome si en un afeitado me estropean tantos años de debilitamiento del vello?) pero fui demasiado lenta, y ella afeitó lo que quiso afeitar sin más... Y en el descuido de pensar ¡ay mis pelos! Ya la otra cogió su vaselina y sin ningún cuidado me introdujo el enema por donde debía.

Claro está que en esta situación te sientes totalmente invadida, dejas de tener la elección de qué hacer con tu cuerpo... ¡Pero un poquito de cariño no hubiera venido mal!  Que ya de por sí es una experiencia algo traumática... o al menos eso pensaba yo por el momento. Así que me bajé del trono y me mandaron de nuevo a mi cuarto. Y yo, con mi culino apretao fui lentamente a la habitación donde estaban mis seres queridos, mascullando entre dientes que tenía toda la noche libre para poder haberme depilado en vez de afeitado si me hubiera dicho el área a quitar pelo...

Hago un inciso para comentar, que aunque sea una tontería, el amor palia el dolor, y está comprobado. Por eso cuando una madre le da carantoñas al niño que se raspa las rodillas, a éste se le pasa más rápido el llanto que a uno que no se la dan. Es curioso el cuerpo humano ¿no?


Y bueno, apreté el culino todo el tiempo que pude, pero ese agua fría tenía que salir por donde la habían metido, y me agarré al váter hasta que la limpieza intestinal hubo concluído.

Sin embargo, ese no era el único orificio que había que limpiar... Me trajeron un botecito rosa que no era otra cosa que una ducha vaginal. Yo, ignorante de mí (gracias a estar sana tantos años y menos mal) no sabía el complejo mecanismo de funcionamiento que tan fácil decían que era... Así que fui a preguntar. “Vete a tu cuarto” fue la 'amable' respuesta, y allí que me fui a esperar instrucciones... Y la verdad es que no era tan difícil (sólo sacar el pirindolo blanco para arriba), pero para esos casos, que pongan dibujitos como los de IKEA, que mira que serán extranjeros, pero para montar los muebles no hace falta nada más.



También me dieron liquidito rosa (sí, muchas cosas rosas: los botes, las paredes, el desinfectante... qué bonito el ala de maternidad) desinfectante para el cuerpo y la boca, así que una desinfección completa del cuerpo fue lo que tuve que hacer al día siguiente nada más levantarme.
Visión subjetiva, y ¡paredes rosas!

Mi primera cena... ¡Mmm, qué rico!




Probando las inclinaciones de la cama... Mi pá fue el que le dió a la manivela hasta casi convertirme en un sandwich aplastaíno XD






Esa noche mi madre se quedó conmigo. Mi madre es de esas madres que tienen una imaginación desbordada para los males fatales, y que más que tranquilidad te ponen nerviosa histérica... Pero tras un suave intercambio de ideas, consiguió evitar temas peliagudos y no ponerme peor de lo que estaba, porque yo cuando llegué estaba muy tranquila, pero con el paso de las horas y las trepanaciones, ya no lo estaba tanto.


19 jul. 2011

Experiencia en la eliminación de mi alien ovárico: Precedentes

Hace unos cuantos días (ya casi dos semanas) me operaron de un quistecillo, y como soy una persona alegre, me apetece compartir mi experiencia en forma de monólogo a lo Club de la comedia, porque sí, en los monólogos de ese tipo siempre se cuentan las situaciones más o menos que todo el mundo ha vivido de forma cómica y en cierta manera cada uno puede sentirse identificado hasta cierto punto.

Aviso que soy algo exagerada, así que no tomar al pie de la letra todo lo que digo, porque lo hago en clave de humor. Si eres hipocondríac@ o demasiado sensible, no te recomiendo la lectura del texto, y tampoco si le tienes repelús a temas escatológicos, porque también hablo sin tapujos.

Por otro lado creo que compartir esta experiencia es positivo para aquellas personas que se encuentren en la misma situación que yo, y puede ayudar a solventar algunas dudas que se plantean si pasas por esto ;) y eliminar ese miedo irracional que todos tenemos ante situaciones nuevas.

Como además me enrollo mucho, y cuando empiezo a escribir no me contengo, he partido todo el texto en partes, correspondiéndose cada parte a un día, porque sino ya es demasiado para leer en un rato. Que lo poco está bien, lo mucho cansa... Y yo cansina no quiero ser :P

Mi quiste tenía el tamaño de un huevito (6 – 7 centímetros), no era ni muy grande (aunque no paraba de crecer, lentamente) ni muy pequeño (como para dejarlo desaparacer por sí solo) y sospecho que albergó en mí más tiempo desde antes de que yo supiera su existencia.


Esta era la imagen que yo tenía mentalmente de cómo sería mi Alien. Lo pinté el día de mi ingreso.

Para mí, que ya soy mayorcita y no tengo niños, era lo más parecido a la maternidad que he experimentado, y en cierto modo le cogí cariño... Claro que le puse nombre, Ali junior, o Alien, y sus pataditas eran los dolores que en los últimos meses sentía constantemente como si fuera flato (tampoco nada importante que no me dejara vivir).

Con respecto a hablar de mi pequeño, no avisé a demasiada gente de que me iba a operar, pero no lo hice conscientemente, ya que yo hablaba de él con naturalidad como si de un "beibi" se tratara, pero (inconscientemente) sólo con algunas personas. Si de algo me he dado cuenta en la vida es que la gente ya tiene suficiente con sus malos rollos como para tener que escuchar los de los demás, así que como yo tampoco le di demasiada importancia, lo mismo lo sabían que no. Si eres conocid@, estás leyendo esto, y no te lo comenté, no me lo tengas en cuenta y no te enfades conmigo por eso. Piensa que te has librado de darte el coñazo con alien parriba, alien pabajo, anestesia parriba, anestesia pabajo, etc...

El día que lo descubrieron fue por pura casualidad. De ahí que en mi cabeza resuene muchas veces el refrán cambiado de “no hay bien que por mal no venga”. Como no tenía muchas molestias (nada fuera de lo común teniendo en cuenta que mis reglas son de las malas malas), lo dejamos tranquilo un tiempo, y revisiones cada cierto tiempo, pero Alien seguía ahí, sin querer desaparecer...

Una de las veces intentaron pincharlo, para ver de qué tipo era, pero la exploración no tuvo éxito porque resulta que descubrí que tengo el útero en retro (es que las modas del pasado siempre vuelven, y el mío se quedó anclado en los pantalones de campana por lo menos) y lo único que me llevé para casa fue un par de pinchazos y un mal trago. [Tener el útero pa'lante o pa'trás es normal de cualquier manera, y es que cada una somos únicas ¿no?]
Imagen de moda Retro.

Así que llegó el día de las pruebas de anestesia, para poder someterme más adelante a la operación por laparoscopia que procederían a su extirpación. Ese día fue un desastre, porque perdieron mi turno, no aparecía en las listas (y eso que me habían llamado para darme la cita), me pincharon mal para sacarme sangre, y la enfermera con la guasa, decía que “pobrecita, le han pinchado el nervio a la niña”... Pero bueno, al menos saqué algo de información sobre donación de órganos, que es que en un hospital no saben informarte de ello.


Así me dejaron el brazo aquella vez, de tanto hurgar buscando la vena... Y eso que no se aprecian bien las tonalidades verde violáceas... XD

Una de las cosas que NO recomiendo, y que yo sí hice pensando en que me tranquilizaría, fue en preguntar a todos mis conocidos por sus experiencias hospitalarias. Aún así, se descubren anécdotas graciosas que la gracia les sale con el tiempo, porque en el momento de vivirlas seguro que no tenían ninguna, pero al menos como tema de conversación da para un buen rato. Eso sí, acabas acumulando tensión, que no se sabe muy bien cómo disipar XD



8·3·11

http://8-3-11.info/

¿Viral?
Si no os suena esta página de nada, nada os podré aclarar.
Llegué a ella por @Ácido, y yo que soy de las que les gusta más un rompecabezas que a un tonto un lápiz, he estado un ratín por la tarde intentando encontrar información sobre qué puede ser.

Llegué a muchas páginas, pero todas ellas con especulaciones, así que si os apetece especular ¡vosotros mismos!

Además, desde la página original, en la sección "Ask Anonymously" te redirige a Formspring: 


donde todo internauta les puede preguntar lo que quiera, aunque te piden que te leas las preguntas hechas para no repetir (de momento 400 y pico)

En lo que mi discernimiento ha llegado, me tranquiliza que no pertenezcan a ninguna organización terrorista, alienígena, religiosa, o Anónima, y que aunque está claro que la fecha es el 3 de agosto del año 11 (debido a la forma de escribir fechas anglosajona) no predicen el fin del mundo ni nada por el estillo.

Además, será en ese día cuando por fin desvelarán su misterioso misterio...

Se supone que BELL o Belle M (B=8, E=3, L=1) es una señora de 83 años (debería ser de 1928, o del 1927 ¿no?), con alguna enfermedad dérmica crónica que no le causará la muerte, y que la foto, es ella con 6 años, y está hecha con ¿6 trozos de fotos? con el Adobe Photoshock.

En cierto modo, los integrantes del "movimiento" o lo que sea tienen una jerarquía establecida, y en el nivel 1 está 18000. El/La que responde en Formspring es 175000 (cuando puede) y por lo visto 68000 dejó un mensaje cifrado hace algún tiempo. (También hay otros números, por lo que no son números correlativos).

Si les haces preguntas en morse (inglés) te responden en morse... En binario, bueno, no sé si realmente se puede hablar en binario, pero responden en inglés. Alemán y francés también responden. Español no. 175000 se supone que es de Norte América, aunque dicen que tienen a alguien en África (para difundir la voz).

Sobre todas las páginas latinas, las desmienten. Lo único que recomiendan es el feisbu.

La página está bajo Copyfight (otro enlace) lo que dice algo sobre qué piensan el/la/los/las autores (también se ha pensado que podría ser un movimiento feminista) sobre los derechos de autor y su gestión en los tiempos que corren.

Algunos dicen que es promoción de videojuegos, pero lo niegan.

Yo por mi parte, me he entretenido en escuchar la sección: About us


que os transcribo aquí:

7 pitidos
Melodía (3 veces)
1234567890
1234567890
Melodía (3 veces)
1234567890
1234567890
Melodía (3 veces)
(¿Achtung?=2?1)
7277272772
(Sonido raro)
1?7728
1999919999
2222722227
8187181871
5419854198
2895628956
8115481124
2080220802
1841218412
4178241782
¿Bingo!?¿Ende?

Pues bien, la melodía no la reconozco, pero los números (recitados en alemán), parecen ser de 5 en 5 cifras repetidos para copiarlos bien ¿no?
72772, 19999, 22227, 81871, 54198, 28956, 81154, 20802, 18412, 41782...

De diez en diez podrían ser números de teléfono como sugería @Ales. También pensé en coordenadas para buscar con google maps, o incluso fechas... Pero de momento, la neurona no me da para más, y ni siquiera tiene por qué tener sentido. No sé por qué, pero los "asociados" siempre tienen números redondos, acabados en "000", así que no sé si serán otros asociados de los que no hablan.

¡En fin! Si se os ocurre algo más, no dudéis en enlazar, comentar, o lo que haga falta :D
¡Un saludo!

14 jul. 2011

Consultar repertorio SGAE

Con todo lo que le está cayendo a la Sociedad General de Autores y Editores desde primeros de este mes (véanse noticias de Teddy Bautista, José Rodríguez Neri, Azcoaga y cía) no he podido evitar mantenerme informada sobre qué tal va la cosa (además de ser seguidora de David Bravo (@dbravo) en Twitter) y en qué acabará todo.

A pesar de que el canon digital se declaró ilegal por el Tribunal de la UE el pasado mes de octubre de 2010, hasta ahora no ha parecido que le importase al gobierno, que se han pasado los meses pensando en cómo cobrarnos lo posible cambiando la fórmula de lo que hasta ahora nos habían sableado (normal, ya que el canon digital era el bastión principal de la ley Sinde ¿no?). Y si no es así, por qué si quiero jugar al frisbi con un CD tengo que pagar aún los derechos de autor que aún no tiene porque sigue siendo virgen, o lo que es peor, por qué si ya van a quitar el canon, no me devuelven lo que he pagado por él.

En fin, mi reflexión de hoy va para el documento que te tienes que leer cuando vas a consultar la Base de Datos de Autores afiliados a la SGAE, para asegurarte de lo que escuchas no tiene copyright que te puedan pedir en forma de €dinero$.

Al entrar en la página, al menos a mí me sale que "Error SSL, el certificado de seguridad del sitio no es de confianza" lo que da confianza, sí. Aún así, yo que quiero leerlo, acepto y le doy a continuar de todos modos... ¡Si total!

Llegamos a la página

https://socios.sgae.es/RepertorioOnline/

donde os recomiendo que entréis para que lo leáis por vosotros mismos... Porque para poder consultar hay que aceptar las condiciones que salen en esa página. Si os las leéis, porque yo no las puedo reproducir ni copiar, ni nada de nada, ya que están sujetas a derechos de autor, veréis que son unas condiciones bastante pintorescas. Me arriesgaré comentándolas, que opinar se supone que es gratis aún en este país.

Primero te dicen que tiene información suficiente, pero luego que no te da garantías en cuanto a la exactitud. Además ¡se muestran los nombres a título orientativo!. Aunque eso sí, se actualiza diariamente. Por otro lado, ¡responsabilidades fuera!

Si el día que tú consultaste no estaba determinado autor, pero te han pillado con material de él que tú no pagas cristianamente, porque AHORA sí que está, pues lo sentimos, porque tendrás que pagar porque está. Y ni se te ocurra hacer nada (casi que mirar tampoco, o mucho menos retenerlo en la memoria) con la base de datos, porque está protegida con un aura invisible de poder de los derechos de autor mencionados anteriormente.

Y el último párrafo tampoco tiene desperdicio, porque tienes que aceptar y entender todo lo que te han dicho antes y aceptarlo. Osea, que ves una Base de Datos incompleta que en el momento que tú la miras pueda cambiar, y que si cambia has de estar pendiente porque si ellos te pillan y está en su Base de Datos, te van a cobrar... ¿no?

Y ahora, acepta... Pues bueno. Yo con mirar el copyright/copyleft que usen los autores que escuche, casi que me doy por enterada, pero esto da que pensar. ¿Es legal poner estas condiciones donde se lavan las manos e informan de bien poco, sólo de que se quitan responsabilidades y que allá tú?

¡En fin! Da mucho que pensar sobre cómo hemos podido llegar a aceptar esto, y esperemos que dentro de poco, con estas aguas revueltas, cambie y a mejor. Aquí os pongo cosillas que encontré en mi *Búsqueda de la verdad* y me parecieron interesantes. Con el primero, me dió un ataque de risa.

Enlaces de interés