16 ago. 2012

Cambridge Brain Sciences

Hace unas semanas me dió por ver Redes a saco, y llegué a este capítulo llamado "Los doce pilares de la Inteligencia".

A mí en general, siempre me ha molestado un poquillo los tipos de tests que dicen decir el Coeficiente Intelectual de la gente por el mero hecho de acertar una serie de preguntas en un tiempo determinado, sin tener en cuenta nada más de la persona. Esa manía que tenemos los humanos de desvirtuarnos y homogeneizarnos para luego a través de los números decir, como si no hubiera lugar a dudas, que unos somos mejores que otros.

Pero como eso no es así ni por asomo (o al menos según mi punto de vista), y parece que poco a poco vamos volviendo a las inteligencias múltiples donde todas están interrelacionadas (e incluso hay espacio para la inteligencia emocional, cuando antiguamente las emociones estaban completamente separadas de éstas) os comparto este interesante enlace de la "Cambridge Brain Sciences"



Como veréis, en la página están un total de 14 tipos de test diferentes que en teoría evalúan percepciones diferentes según lugares del cerebro localizados en diferentes sitios.

Es un reto, pues este estudio amplía así enormemente el número de individuos que lo componen, y además creo que gana también en diversidad, pues ya no restringe al estudio a los estudiantes de carrera típicos, sino que cualquiera que esté en internet y conozca este enlace puede acceder a dichos exámenes.

Además, también puedes ver tus marcas (pues también depende de la concentración, el lugar donde realizarlo, la práctica) y si lo enlazas con facebook en teoría te permite comparar tus puntuaciones con las de tus conocidos. También puedes mejorar tus records practicando aquellos ejercicios que se te den peor. Yo por ejemplo con el de los colores (verde y rojo y sus respectivas palabras) me volvía loca hasta que le cogí el tranquillo, pero al final te acabas enganchando.

Y es que para mantener la agilidad mental hay que mantener la mente ocupada, aunque sea haciendo la cuenta "por encima" del carro de la compra, para no gastarnos más dinero de la cuenta, o ejercicios de este tipo, que además ayudan a discernir los rincones menos conocidos sobre la neurociencia actual. ¿Os animáis?