30 abr. 2018

Receta: Empanadillas de Espinacas con Rulo de Queso de Cabra

Buenas!

El otro día me curré esta publicación en Instagram un montón




Y me entraron ganas de contárosla por aquí también, ya que con todas las enfermedades crónicas ando preocupada por una alimentación algo más saludable, y si me encuentro medio bien, intento cocinar cosas ricas, así que a continuación os explico de forma un poco más ampliada la receta ;-)

Por cierto, la receta es de mi hermana, que ella también se preocupa por comer cositas sanas y que no engorden mucho ^_^


Ingredientes: 


  • Espinacas congeladas
  • 1 huevo
  • Sal
  • 3 ó 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • 16 discos para empanadillas

Preparación


En primer lugar hemos de descongelar las espinacas, para ello llenamos una olla con agua y la llevamos a ebullición. Metemos las espinacas y dejamos que vuelva a hervir unos 10 minutos o hasta que estén totalmente descongeladas. 

Por otro lado pelamos los ajos, los cortamos y junto con el aceite de oliva los vamos friendo en una sartén hasta que se pongan dorados. 


Tras escurrir bien las espinacas, las añadimos a la sartén con los ajos. Salamos al gusto y esperamos que se evapore el resto del agua que aún contienen, sino, la soltará en el momento que rellenemos la masa para las empanadillas. 


Cortamos láminas finas de queso de rulo de cabra según estimemos necesario, en nuestro caso 16. 


Una vez que las espinacas han perdido el agua, vamos montando las empanadillas. Si es necesario, usar cuchara y tenedor para quitar el excedente de agua, y así facilitamos el doblado de la empanadilla. 

Ponemos una lámina del rulo de cabra encima de las espinacas, doblamos la empanadilla con cuidado, y con un tenedor apretamos la zona exterior para que no se separen. 


Ponemos el horno a precalentar a 200ºC, sin ventilación, por arriba y por abajo. 

Con paciencia montamos todas las empanadillas y las colocamos con cuidado en la bandeja del horno, con papel especial para horneado. Evitaremos que la empanadilla se pegue a la bandeja, y no se romperá tan fácilmente, quedando más bonitas para la presentación. 


Tras batir el huevo, con un pincel "bañamos" las empanadillas con el huevo batido, así quedarán más brillantes y bonitas tras el horneado. 



Colocamos la bandeja más o menos a la mitad de altura del horno, y la dejamos de 10 a 12 minutos a 200ºC. 


Con cuidado colocamos las empanadillas en el plato de presentación.


¡Y las disfrutamos! Si se comen calentitas el queso derretidillo está estupendo. ¡A mí me encantan!
 ¿Te animas a hacerlas?